agricultura vertical

Agricultura vertical: ¿La nueva cara de la agricultura?

La producción de alimentos en el mundo entero está viviendo una situación crítica en los últimos tiempos. Ahora más que nunca los desperdicios de productos están en el foco de todos. ¡La agricultura vertical surge como una alternativa para optimizar los recursos y reducir las pérdidas!

Según el informe El estado mundial de la agricultura y la alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el 34% de la producción agrícola termina en vertederos alrededor del mundo. Además, los productos que logran llegar a anaqueles pierden hasta un 45% de su valor nutricional por los kilómetros recorridos.

En este sentido, la agricultura vertical es una técnica sostenible de generación de alimentos que permite ahorrar energía y agua.

¡Sigue leyendo y descubre más sobre ella!

¿Qué es la agricultura vertical?

La agricultura vertical es una técnica de generación de alimentos en ambientes controlados, que se basa en el cultivo de capas agrupadas verticalmente. Su objetivo es optimizar el crecimiento de las plantas sin la necesidad del suelo como base.

Este concepto no es nada nuevo. Desde 1999 se viene propagando la idea de la mano de Dickson Despommier, microbiólogo, ecologista y profesor emérito de Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Columbia.

Una de las razones por las cuales la agricultura vertical es un concepto novedoso y con tanta aceptación en el mundo es el cambio climático. Por ejemplo, en países como Estados Unidos y México, la agricultura vertical es una solución ideal para lidiar con los espacios reducidos, y la garantía de productos sin contaminación.

En efecto, los sistemas de agricultura vertical —por su naturaleza— logran ahorrar hasta un 90% del agua al ocupar solo el 5% del espacio necesario para una cantidad específica de cultivos. Además, los alimentos son 100% libres de herbicidas y pesticidas al producirse en ambientes controlados.

Al usar tecnología LED de última generación para alimentar las plantas, la agricultura vertical mantiene los productos por más tiempo sin perder los nutrientes y optimiza el uso de energía.

Por si fuera poco, las denominadas granjas verticales pueden ser impulsadas hasta en 100% por energías renovables —como la generada por celdas solares— y crean oportunidades de trabajo.

Funcionamiento de la agricultura vertical

La agricultura vertical se utiliza para producir alimentos de manera vertical en lugar de la forma tradicional, que se desarrolla en el suelo de forma horizontal.

Esta técnica es muy similar a la organización de los asientos en los estadios deportivos. Su objetivo es acondicionar los factores ambientales para optimizar el desarrollo y crecimiento, aumentar la producción y potenciar los recursos.

Para eficientar estos cultivos es necesario establecerlos dentro de invernaderos o estructuras cerradas con temperaturas controladas. En ellos se automatizan las variables ambientales y nutricionales de los alimentos mediante dispositivos electrónicos como sensores y computadoras.

De esta manera, elementos como la luz, la temperatura, el flujo de aire, el riego y los nutrientes son suministrados de manera digital. Esto implica que pueden generarse de manera sostenible y constante la producción de diferentes tipos de alimentos —todo el año— al administrar el consumo de agua y establecer un mayor control de agentes externos como plagas o enfermedades propias de las plantas.

Por otro lado, existen varias alternativas urbanas de agricultura vertical en todo el mundo, en las cuales se usan diferentes técnicas que van desde la más tradicional hasta las hidropónicas o la combinación de varias para hacer más eficiente el sistema.

Ventajas de la agricultura vertical

Además de todo lo mencionado anteriormente, la agricultura vertical ofrece diferentes beneficios que la diferencian de la agricultura tradicional y que sirven como punto de comparación, por ejemplo:

Aprovechamiento de espacio

Lógicamente, la optimización de espacio es un elemento diferencial en la agricultura vertical, lo que significa que se puede plantar más en menos espacio físico: esto genera mayor rentabilidad a los negocios.

Mayor producción en los cultivos

El aumento significativo en la cantidad producida es otra de las ventajas de la agricultura vertical.

En general, las granjas verticales permiten reducir los riesgos de plagas y enfermedades, lo que facilita la generación de más productos durante las cosechas.

Además, los ambientes controlados brindan apoyo a la hora de generar alimentos todo el año. Esto favorece la rentabilidad, al no depender de las estaciones y sus condiciones climáticas.

Preservación del medio ambiente

Una ventaja que contribuye a la sostenibilidad del planeta es la de proteger el medio ambiente al no tener que deforestar áreas para ampliar los espacios de cultivo.

Ahorro de agua

Ya lo dijimos, la agricultura vertical puede generar un ahorro hasta del 90% del agua con respecto a la agricultura tradicional.

Esta práctica se centra, básicamente, en el ahorro de este elemento por medio de sistemas aeropónicos, hidropónicos y acuapónicos para la conservación de este recurso.

Mejor mantenimiento de los productos

Un factor diferencial que tiene esta técnica es la de preservar por más tiempo los productos al proporcionar las características ambientales ideales para su mantenimiento.

En otras palabras, si cultivas fresas —uno de los productos más difíciles de mantener en temperaturas elevadas— usando la técnica de la agricultura vertical, podrás generar las condiciones para controlar la temperatura y disponer de la cosecha durante tiempos más prolongados.

Cultivos orgánicos

Una de las preocupaciones más recurrentes por consumidores, productores y distribuidores de alimentos del campo es la generación de productos orgánicos. Las granjas verticales son instalaciones creadas para producir de forma completamente orgánica todo tipo de alimentos.

Como resultado, se puede esperar frescura, naturalidad y calidad muy superior a la obtenida por medio de métodos más tradicionales e industrializados.

Proyectos pioneros en agricultura vertical

Ahora, te presentamos algunos proyectos de agricultura vertical que han tenido excelentes resultados alrededor del mundo.

Aeroponía

Esta tecnología, desarrollada por la NASA en la década de 1990 para producir cultivos que ahorran espacio, involucra el cultivo de plantas en ambientes sin suelo ni aire y que requieren muy poca agua. 

Las semillas se colocan en hojuelas de musgo, que a su vez se colocan en macetas pequeñas, expuestas a la luz en un extremo y a los nutrientes en el otro. 

Las plantas cultivadas de esta manera tienden a absorber más nutrientes, lo que da como resultado un producto más saludable y nutritivo. 

La empresa AeroFarms en EE. UU. es una de las pocas que opera granjas verticales de interior con aeroponía que cultivan vegetales de hojas verdes, sin sol ni tierra, en un entorno totalmente controlado.

Hidroponía

Es una técnica que prescinde completamente el suelo para cultivar alimentos. Es decir, las raíces de las plantas se sumergen en una solución mineral rica en nutrientes, que fluye a través de una estructura en lugar de utilizar tierras de cultivo. 

Se utiliza en la mayoría de las técnicas de agricultura vertical.

La compañía Bit Grange utiliza, entre otras cosas, el sistema hidropónico basado en IoT que produce plantas comestibles con poca agua y energía. El software evalúa las variables ambientales en tiempo real y notifica a través de la aplicación si se necesita más agua o más nutrientes para las plantas.

Acuaponía

Ahora estamos hablando de cultivar plantas en agua en un ambiente simbiótico con peces. En este sistema, los peces crecen en estanques interiores y producen desechos ricos en nutrientes, que sirven como fuente de alimento para las plantas cultivadas en granjas verticales. 

A su vez, las plantas filtran y depuran las aguas residuales que se reciclan directamente a las peceras. En España, empresas como Green In Blue tienen la responsabilidad de proporcionar el desarrollo e implementación de soluciones acuapónicas para otras compañías que deseen crear un sistema alimentario más sostenible.

Plantscape

La empresa sueca Plantagon diseñó una solución que encarna la creatividad y la sostenibilidad en igual medida: un edificio diseñado específicamente para cultivar alimentos para sus ocupantes. 

La estructura no solo es un lugar para apartamentos, sino que será una especie de invernadero vertical móvil con un sistema de estanterías que desplazará gradualmente las jardineras de abajo hacia el techo. Todo está controlado por la tecnología gracias al Internet de las Cosas y se está construyendo un edificio de demostración en Linköping (Suecia).

Granjas modulares

La empresa InFarm con sede en Berlín y Modular Farms en Australia, hacen posible producir plantas frescas en cualquier parte del mundo gracias a su solución de agricultura vertical interior, independientemente del clima o la ubicación de las granjas. 

Las granjas se organizan en tanques de acero cerrados que, a diferencia de los que se usan para el transporte, solo necesitan de electricidad y agua. Estas granjas modulares emplean un 95 % menos de agua que las granjas convencionales.

¡Listo! ¡Ya que conoces la agricultura vertical es tiempo de que tengas la tuya!

Recuerda que si posees granjas tradicionales, éstas no son mutuamente excluyentes. En efecto, podrías adaptar este tipo de instalaciones dentro de tus terrenos para generar alimentos fuera de temporada y mantener su frescura por más tiempo.

¿Quieres recibir más contenidos como este en tu bandeja de correo electrónico? ¡Suscríbete a nuestra newsletter y mantente al día!

Recibe actualizaciones de nuestros contenidos. Suscríbase a nuestro boletín de noticias.

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.
¡Ups! Captcha inválido. Por favor, verifica si el captcha está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico.